sábado, 27 de diciembre de 2014

27/12/14 Castillo Aznalmara






DISTANCIA: 16 Km. Circular              Tiempo: 8 horas
Once compañeros nos hemos dado cita para la realización de esta ruta circular de dificultad ALTA, no solo por la subida al Castillo, sino porque al regreso transitamos por el cauce seco del arroyo Ahijadero, zona de gran belleza pero difícil de transitar. Por la CA-372 llegamos al A.R. Llanos del Campo donde comenzamos, cruzamos la carretera y a través de una cancela nos adentramos en el sendero de los Llanos del Berral, siguiendo las indicaciones llegamos al mirador del Castillo de Aznalmara, bajamos por su parte izquierda rodeados de espectaculares Quejigos y madroños, en breve vemos a nuestra derecha unas cueva-refugio, continuando con nuestra marcha llegamos a unas viviendas que rodeamos por la derecha para llegar al nacimiento de la Fuente del Pontón, después de la foto de grupo, continuamos por una pista alquitranada, pasamos unas construcciones en ruina, rodeados de tierra de labor y naranjos llegamos al pontón de Tavizna, que no es más que un puente de hormigón, que no cruzamos, seguiremos el cauce del rio que más tarde cruzamos para ir ganando altura.

Subiendo por la ladera bastante empinada llegamos a unos llanos de corto recorrido continuamos rodeando el cerro rocoso hasta encontrar el inicio de la subida al Castillo, es bastante empinado y tiene mucha piedra suelta, con precaución llegamos a la puerta y accedemos a su torre, disfrutando del entorno bajamos a una explanada para realizar la visita completa y tras el reconocimiento bajamos por donde hemos llegado, no conviene intentar bajar por ningún otro sitio, pues el terreno es muy escarpado y una caída puede resultar fatal.

Nos vamos alejando y llegamos al Puerto del Castillo tras una parada de descanso llegamos al rio Tavizna que vadeamos por donde podemos y comenzamos una fuerte subida por el cerro El Vasco, un cortafuegos nos alivia el camino hasta llegar a las ruinas de El Olivillo, continuamos no sin esfuerzo por el cauce seco del arroyo Ahijadero, una zona selvática repleta de musgos y líquenes, grandes quejigos, rocas y piedras que resbalan por la humedad pero que con precaución disfrutamos enormemente, estamos rodeando el cerro de las Cuevas, cruzamos una alambrada y girando a la izquierda llaneamos un poco hasta llegar a la Lagunilla del Alacrán, un perezoso que se abastece de las precipitaciones del entorno, creando un ambiente de gran belleza, siguiendo el camino llegamos de nuevo a los Llanos del Berral y girando a la derecha terminamos nuestra ruta. Crónica: Carlos Bellido   

Fotos de Carlos AQUI
Blog de Carlos y Petra AQUI
Video de Antonio AQUI

1 comentario:

Antonio Sánchez dijo...

Quiero dar las gracias al club Al Sendero porque gracias a él he podido realizar esta preciosa ruta y compartirla con un grupo de personas a los que ya considero mis amigos.